Español

Inglés

Publicidad

 

 

Elogio de la Democracia

Por Rafael Muci-Mendoza

El socialismo del siglo XXI nació con malformaciones incompatibles con la vida…

Némesis era Diosa de la Justicia Retributiva, de la Venganza y de la Fortuna. Castigaba a los que no obedecían a los que tenían derecho de mandarlos y sobre todo a los hijos desobedientes de sus padres: simbolismo de mi patria. Tal es el caso de la viva voz de repudio expresada el domingo 14 mediante el voto directo, y el irrespeto del sucesor del rey y de un CNE vendido y expuesto en pelotas al asco público. El socialismo del siglo XXI nació con graves malformaciones incompatibles con la vida, anencefálico y horrendo bajo el disfraz de una pretendida democracia que en el fondo era falacia, transformándose en gobierno de un solo hombre equivocado que permitió que la corrupción creciera alrededor de sus ojos invidentes como abono para mantenerse en el poder.

El monstruo aún no había mostrado su hálito putrefacto, su siamés alianza con la dictadura cubana y la cesión de mi país ahora colonia; la trasmisión infecciosa de su odio a las clases desposeídas sometidas a violencia social y elevado índice de pobreza, y su disposición de traicionarlos mediante la destrucción inmisericorde de personas, instituciones y facilitando la invasión de gente extraña, hizo ver claramente su talante disfuncional. El pueblo podría vivir si aceptaba una abyecta servidumbre, sin embargo, despertó de la diarrea verbal para encarar la verdad que se negaba a aceptar, y como castigo les hizo perder en declive indetenible iniciado hace 8 años y acentuado en pocos meses, nada menos que un millón de votos.

Recordando a Samaniego… ¨A un panal de rica miel (Venezuela), dos mil moscas acudieron (boliburgueses), que por golosas murieron, presas de patas en él (perdieron las elecciones)… Así, si bien se examina, los humanos corazones perecen en las prisiones del vicio que los domina¨.

rafael@muci.com; rafaelmuci@gmail.com

 

Contacto – archivosemanal@gmail.com – Teléfono en Caracas (212) 720.1736

“Verba volant, scripta manent…”