Bayly,  verdad o mentira, me “vende” como un analista “afilado”.  Ya por ahí comenzó bien.  Era, a mi parecer, su manera solapada de asegurarles a sus televidentes que lo que estaba a punto de asegurar en la entrevista, era digno de tomarlo en cuenta.

 

Comenzó con la pregunta obligada.  Suponía que la haría: ¿es el “gobierno” (el régimen) de Venezuela una dictadura?  Tendría que responder de una manera diferente a todas, una pregunta que captara la atención del televidente.  Lo que jamás me imaginé fue que  arrancaríamos con esa “papaya”, con ese “flaicito al pitcher”. También me dio la oportunidad de calificar a estos regímenes de “castro-estalinistas”; arrancaba con dos conceptos novedosos… ¡una tiranía castro-estalinista!

 

Tiranía y dictadura podrían parecer sinónimos, pero – aferrado a la importancia de la semántica – son dos sistemas diferentes.  Un dictador – según la Real Academia de la Lengua Española – es una persona que se arroga o recibe todos los poderes políticos extraordinarios y los ejerce sin limitación jurídica.  Un dictador podría ser bueno, pero ilegal.

 

Un tirano, sin embargo, es un mandatario que abusa de su poder, superioridad o fuerza en grado extraordinario.

 

Bayly refuerza mis calificativos con sus comentarios de cierre, como lo veremos hacer, repetidamente, a lo largo y ancho de la entrevista.

 

 

 

Una Producción de

Robert Alonso

@robalonsorobertalonso.vip@gmail.com

www.archivosemanal.com  - www.mrr.name