“Cuando los hombres callan, hablan las piedras”

Índice de Artículos & Videos

 

Español

Inglés

Publicidad

 

 

“¡Nitu no se irá!”

.

 

..

 

Anoche, Nitu Pérez Osuna fue entrevistada por Jaime Bayly en su programa – en vivo – desde Miami.  En ese programa dijo un par de cosas que nos hizo saltar en nuestras poltronas.  La primera, que ella JAMÁS se iría de Venezuela, porque va a hacer todo lo que está en su alcance para liberar a su país del castro-estalinismo internacional.

 

La otra aseveración que nos asombró fue que, a pesar de estar en contra de la vía electoral y de saber que el CNE es tramposo y todo lo demás, ella va a votar el 8D (8 de diciembre de 2013), para tomar las calles el 9D, es decir: al día siguiente.

 

En cuanto a sus intenciones de no abandonar JAMÁS a Venezuela, tenemos que confrontarla con una futura realidad nacional, la cual entendemos que está a la vuelta de la esquina.  Si los venezolanos no hacen lo que tienen que hacer, Y PRONTO, veremos a Nitu, a su nieto Nicolás y al resto de su núcleo familiar, en el exilio.  Supuestamente no será en Miami, porque ella detesta a los cubanos del Exilio Histórico de esta ciudad, a quienes ha calificado de mafiosos.  Suponemos que se asilará en la Argentina, donde – según ella – no hay cubanos.

 

La Sra. Nitu no tiene idea de cómo se bate el cobre dentro de un sistema castro-estalinista declarado.  ¿Qué haría ella frente a las siguientes posibilidades?:

 

1.    Que su nieto, Nicolás (nombrado en honor de San Nicolás de Bari), tenga que asistir a una escuela “bolivariana” donde se le enseñe a ser ateo.

2.    Que su nieto, Nicolás, lo adoctrinen y le reporte al Círculo Bolivariano Infantil, todo lo que sucede en su hogar.

 

 

3.    Si a sus hijos o, incluso, a su nieto los envían a luchar (misiones internacionalistas) en lugares como el continente africano.

4.    Si para mudarse de su casa tuviera, primero, que obtener un permiso del presidente de su comuna y del presidente de la comuna donde piense mudarse.

5.    Si para salir, temporalmente, de Venezuela tuviera que pedir un permiso… y esperar su turno.

6.    Si solamente pudiera trabajar para un solo empleador, el Estado.

7.    Si su nieto, Nicolás, tuviera que inscribirse en el PSUV para poder entrar en la universidad.

8.    Si los únicos médicos existentes en el país fuesen aquellos graduados en universidades bolivarianas, luego de 3 años de estudios.

9.    Si fuese señalada como contra-revolucionaria por asistir a su iglesia.

10. Si a su nieto, Nicolás, lo enviaran a cortar caña… o a alfabetizar en las montañas, como sucedió con nuestra prima.

 

Y por ahí pudiéramos seguir hasta el infinito.

 

Lo que le recomendamos a la Sra. Nitu, ahora que todavía puede, sería ayudarnos a DESMONTAR el engaño proveniente de esa FALSA OPOSICIÓN.  Que denuncie, TODOS LOS DÍAS, las componendas entre esa FALSA OPOSICIÓN y el régimen de los Hnos. Castro en Venezuela, como las DOS actas de la traición que fueron firmadas antes de la FARSA ELECTORAL del pasado mes de octubre, del año 2012.

 

Que promueva, desde esas “ventanas” que todavía le quedan, la LUCHA POR LAS CONDICIONES ELECTORALES y de no obtenerlas, que comience a promover la manera correcta y SEGURA de sublevarnos a través de La Guarimba.  Que deje de promover las marchas con DESPLAZAMIENTOS Y CONCENTRACIONES.

 

Si no logramos desenmascarar a esa FALSA OPOSICIÓN, si seguimos VOTANDO SIN CONDICIONES… DESPLAZÁNDONOS Y CONCENTRÁNDONOS, nos tememos que la Sra. Nitu y TODO SU NÚCLEO FAMILIAR, saldrán al exilio antes de lo que ella misma se pudiera imaginar hoy.

 

Al comienzo del exilio cubano, muchos aseguraban lo mismo que la Sra. Nitu: ¡que jamás abandonarían Cuba!  Lamentablemente, todos aquellos que así lo afirmaron, terminaron – más tarde o más temprano – en el exilio, regados por el mundo.  Incluso, los que se decían fidelistas y luego aseguraban: “si Fidel es comunista, que me pongan en la lista”, terminaron asilados… muchos de ellos en esta ciudad de Miami que a Nitu tanto le desagrada por estar repleta de cubanos exiliados.

 

Como prueba de lo que aquí decimos, les publicamos esta poesía – de autor anónimo – que corrió en la primera etapa del exilio cubano:

 

¡QUÉ COSAS TIENE LA VIDA!

 

Yo te lo advertí con tiempo y no me quisiste creer, 
y ayer te vi en el exilio, hablando mal de Fidel… 

Qué cosas tiene la vida, cómo hay que vivir por ver. 
Cuando aquello Cuba estaba vestida de 26, 
con carteles rojo y negro que decían: “¡Gracias, Fidel!”. 
Y aunque ya en los paredones, Caín fusilaba a Abel, 
y tras cada escapulario se escondía un Lucifer, 
a ti no había quién te hablara, ni media palabra de él; 
estabas como una novia, vestida de Luna de Miel. 

Quién te iba a decir entonces, 
que tan pronto te iba a ver, 
en las puertas del exilio… y hablando mal de Fidel. 

¿Te acuerdas? Eran los días de “Cuba Sí, Yanquis No”. 
Los meses del humanismo, cuando Fidel era un dios. 
Cuando olvidaste al amigo que temprano se asiló, 
y como Pedro negaste a todo el que te ayudó. 

Cuando sólo comentabas cínicamente: “¡quedó!”, 
cada vez que te enterabas de alguien 
que moría en el paredón… 
y tú hacías con tu envidia, tu propia revolución. 

Fue en enero del sesenta, ¿qué iba a imaginarme yo?, 
que te vería en el exilio ahora, en el sesenta y dos, 
diciendo que Fidel era un hijo de… Kruschov

La última vez que te vi en la Habana me dio risa; 
fue el día que me dijiste: “Si Fidel es comunista, 
¡que me pongan en la lista…!” 
Ya entonces no usabas saco 
y andabas siempre en camisa. 

Y la tarde en que supiste que había llegado mi visa, 
me dijiste hasta gusano y esclavo monopolista. 
Y hoy no salgo de mi asombro: 
¡tú en la tierra imperialista! 

¿Te fijas? No somos nada. Un tremendo fidelista, 
gestionando en el exilio el cheque capitalista. 

De cómo llegaste aquí, no sé cómo pudo ser. 
Ni si viniste con “waiver” o remando hasta Key West. 
Sólo sé que estás en Miami, donde yo te he visto ayer, 
y aunque te lo dije en Cuba y no me quisiste creer, 
y me llamaste gusano y esclavo de no-sé-qué, 
quiero que sepas bien esto: me alegró volverte a ver, 
aunque por ti me dio pena, que eso tuviera que ser, 
en las puertas del exilio… y hablando mal de Fidel.

 

Robert Alonso

Miami 6 de octubre de 2013

 

Índice de Artículos & Videos de Archivo Semanal

.